jump to navigation

Política e imaginario colectivo abril 6, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Política, Series de televisión.
Tags: , , ,
trackback

En democracia, los políticos son sin lugar a dudas el colectivo más sometido al escrutinio público de toda la sociedad. Y como las buenas noticias no son noticia, las corruptelas, ambiciones, errores e incompetencias de algunos se magnifican y difunden mucho más que cualquier acción positiva, que el esfuerzo que requiere ser un buen político, que el sacrificio por el prógimo que lleva a muchas personas a pasar por la política.

Se forja así en el imaginario colectivo una idea del político como corrupto por definición, y crece la sensación de que todos son iguales (igual de malos, se entiende), sin que nadie se pare a meditar si la otra opción (que no haya política) no es mucho más terrorífica.

Esta idea del político, por supuesto, contagia nuestro nuevo séptimo arte (creo que las series han relevado al cine en esta definición) y por todas partes vemos ejemplos de políticos como los malos del guión: mezquinos a los que el protagonista tiene que superar para conseguir sus nobles propósitos (me viene ahora a la cabeza la fantástica tercera temporada de Torchwood, a la que algún día dedicaré un post entero).

Por eso El Ala Oeste de la Casa Blanca, del genial Aaron Sorkin, es una bendición. En 1999 una serie de televisión se planteó, por fin, quiénes eran esas personas que llenaban los despachos de asesores del presidente de los Estados Unidos, qué altos ideales y qué legítimas ambiciones les habían llevado a dejarse la piel por alguien, qué dificultades encontraban en su camino y por qué no siempre salía todo como habían prometido.

He tenido la oportunidad de vivir en un ambiente parecido durante un tiempo y puedo asegurar que The West Wing se puede considerar verosímil, un poco idealizada, pero realista. Un soplo de aire fresco con miles de seguidores incondicionales que nos emocionamos cuando, en 2006, vimos a Barlet disponerse a inaugurar su biblioteca en el cierre de la última temporada.

Pero entre el político como malo porque sí, sin necesidad de mayor elaboración del personaje, y el político idealizado de Sorkin hay una tercera opción: la explicación de por qué un político se puede volver “malvado”.

En este sentido (como en muchos otros), la quinta temporada de The Wire es imprescindible. Muestra a un ambicioso candidato a alcalde con muchas ideas y objetivos nobles (la ambición no tiene por qué ser mala), a los que las circunstancias le van obligando a renunciar, para acabar encajando perfectamente en la idea de político despreciable que muchos tienen en la imaginación y que, en origen, no era. Interesante análisis que debería hacer reflexionar antes de concluir con aquel injusto “todos son iguales” tan habitual en las charlas de café de los bares españoles.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s