jump to navigation

Homeland: cuando nada es lo que parece mayo 10, 2012

Posted by mispequenasobsesiones in Ficciones, Series de televisión.
Tags: ,
trackback

La pasada temporada televisiva de otoño en EEUU trajo muchas novedades en series, pero la mayor parte de ellas acabaron en el cajón de las canceladas, algunas sin llegar a acabar la temporada (The Playboy Club, Pan Am, Prime Suspect, etc). No es el caso de Homeland. Tuvo gran éxito de audiencia (el mejor estreno y el mejor cierre de una primera temporada de la historia de Showtime, según recoge Wikipedia) y de crítica, ofreció una primera temporada impresionante y pronto volverá con una segunda.

Los blogs de series empezaron a vibrar con Homeland nada más estrenarla. Pero el plantemiento no me resultó atractivo: los personajes eran un héroe de guerra que vuelve a EEUU tras ocho años en Afganistán y una Agente de la CIA con problemas psicológicos obsesionada con él. Lo mínimo que se me ocurría pensar sobre ella era que se trataba de un thriler para mayor gloria del patriotismo norteamericano.

Pero, como les ocurre a sus personajes, en Homeland nada es lo que parece. Cuando mis otras series del momento acabaron, me animé a darme una panzada de fin de semana con la temporada completa. Ahora cuento los días para que estrenen la temporada 2.

Los primeros capítulos son un calmado estudio de los problemas de adaptación a la sociedad de alguien que ha estado secuestrado años: la reconstrucción de la relación con su familia, las dudas de quienes le rodean sorbe cómo relacionarse con él, su propio sentimiento de incomprensión. Al mismo tiempo, nos muestra a una mujer fuerte y débil al mismo tiempo, una agente de la CIA antisocial con claros problemas psicológicos pero indestructible voluntad de servicio a su país.

Cuando decidí que estaba ante una serie psicológica muy bien hecha y mejor interpretada, descubrí, sin darme cuenta de en qué momento había ocurrido la transición, que en realidad lo que estaba viendo era un thriler trepidante de los que me hace abrazar el cojín del sofá en tensión durante 45 minutos por capítulo.

Al concluir la temporada supe que el espectador estadounidense medio que imagino viendo series de soldados (irreflexivo, patriota y admirador de NCIS), no debe ser tampoco lo que me parece, si ha sido capaz de ver Homeland y plantearse al menos la mitad de las preguntas que la serie te genera según la ves.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s