jump to navigation

Metrópolis y las conclusiones de mi reflexión noviembre 19, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Política.
Tags: , , ,
3 comments

Llevo en mi iPhone, entre otras muchas canciones, la banda sonora que Giorgio Moroder produjo para su restauración de Metrópolis de 1984. Cada vez que suena Destruction de Loverboy visualizo claramente las imágenes, azuladas en la versión de Moroder, de la masa enfurecida descargando sus frustraciones contra una organización de la vida que explota y maltrata a los trabajadores. La rabia que les provoca esa sociedad injusta les impulsa hacia un psicológicamente liberador ánimo destructor que les impide darse cuenta de que con sus acciones no sólo están destruyendo sus medios de subsistencia, sino anegando sus hogares y ahogando a sus hijos.

Cuando esta mañana ha sonado Destruction mientras leía en el metro los comentarios en twitter en que reflexivos votantes pedían el voto para los pequeños partidos emergentes de izquierdas “para que el PSOE aprenda la lección” las dos escenas se han mezclado en mi pensamiento. Con todo lo que el PSOE necesita una profunda reflexión, ¿no es anegar nuestros hogares escarmentarles entregando una mayoría absolutísima a los conservadores defensores de la economía liberal justo en el momento en que más fuerza necesita tener la sociedad y el estado del bienestar frente al apetito insaciable de los poderes económicos?

Es cierto que en Metropolis, al final, tanta destrucción conduce a que surja el necesario mediador entre explotados y explotadores que, es de esperar, permita mitigar las diferencias. Pero no es más que una película de la que su propio director, Fritz Lang, acabó distanciándose por contener un mensaje “demasiado simplista” (y según muchos próximo al nazismo aunque, sinceramente, yo no acabo de ver por qué). Un escarmiento del PSOE lo único que conseguirá es que el PP esté crecidísimo y pueda hacer y deshacer sin pactar ni con su padre. Por no decir que la probable guerra fratricida que se abrirá en el PSOE si se hunde electoralmente lo alejará de las posibilidades de gobernar durante bastantes legislaturas.

Cuando los que mañana voten a la “verdadera izquierda” salgan a la calle en la primera manifestación contra el PP, no por los recortes (que serían necesarios gobernase quien gobernase) sino para protestar por la restricción de otros derechos sin coste como los matrimonios para todo tipo de parejas o la posibilidad de que la mujer disponga de su propio cuerpo para decidir si gestar o no un óvulo fecundado, espero que se acuerden de lo puros que fueron y estén orgullosos de sí mismos.