jump to navigation

¿Guionistas whovians o product placement? octubre 12, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Series de televisión.
Tags: , , , ,
2 comments

Hace unos meses, viendo un capítulo de Criminal Minds, pegué un brinco en la silla cuando el Doctor Reid mencionó (en una charla informal para mostrar el ambiente distendido del avión en el que se desplaza la unidad de análisis de conducta del FBI) que no sé qué película en realidad no es más que una copia de Doctor Who.

(no he encontrado subtítulos, pero las palabras exactas del Doctor Reid en Coda, capítulo de la sexta temporada, son: -First of all, it’s a police box, not a phone booth. Second of all, Doctor Who started a quarter of a century before Bill and Ted even went on their bodacious adventure, so really they should have called it Bill & Ted’s Excellent Ripoff)

Como buena fan, me hizo ilusión que una serie tan americana y tan popular como Mentes Criminales mencionara a mi Doctor, la serie de casi 50 años de antigüedad y muy popular en Reino Unido, pero más bien de culto friki en Estados Unidos, creo yo. El Doctor Reid está caracterizado como un tipo un poco friki/geek, o sea que la cita era un guiño que contribuía a la construcción del personaje. “Algún guionista whovian ha colado un pequeño homenaje a su serie”, pensé, sin darle más importancia que el placer de que dos de las series que sigo se entrelazaran, aunque fuera con una simple mención (ya saben, los que hayan leído mi post Crossover, que los cruces entre series me encantan).

Pero lo de esta semana ha sido distinto. De nuevo, viendo Criminal Minds, el capítulo Dorado Falls de la séptima temporada, una mención al Doctor: un trabajador de una empresa que ha sido atacada no ha muerto porque estaba de vacaciones en una convención de Doctor Who en San Diego, Rossi dice que es un hombre afortunado y de nuevo Spencer Reid hace honor a su aura friki diciendo que la convención tiene que haber sido fantástica.

En principio, nada inusual, el guinista whovian volviendo a hacer de las suyas, si no fuera porque a través del twitter de frikis reales, no inventados como el Dr. Reid, Blogtor Who me entero de que la semana pasada los guionistas estadounidenses se volvieron locos con Doctor Who: al mencionado capítulo de Criminal Minds hay que sumar todo un capítulo de Anatomia de Grey en el que una de las tramas es la disputa de un paciente y su amigo por conseguir una réplica de la TARDIS (la nave del doctor). Además, en un guiño muy sutil, un personaje de una tercera serie, Supernatural, utiliza como alias Amy Pond, el nombre de la actual compañera del Doctor.

Un festival de menciones a Doctor Who que se convierte en la delicia para los fans… Pero que me parece un poco sospechoso. Una mención está bien, es curiosa. ¿Pero tres en las mismas fechas? Suena más a campaña orquestada que a casualidad, y todos sabemos que el marketing basado en el product placement es mucho más sutil y está mucho más desarrollado en EEUU que lo que podemos ver por aquí (aquel cartón de leche en primer plano en Médico de Familia no tiene nada que ver con que dé la casualidad de que la mayoría de mis personajes favoritos usen Mac sin que prácticamente te puedas dar cuenta…).

Y es que un product placement bien hecho, como éste si fuera tal cosa y no casualidad, no estropea la trama ni es molesto, y además, si es de un producto con el que previamente ya te identificabas, te hace hasta ilusión.

Hace unos meses un directivo de la cadena de cable SyFy de Estados Unidos respondió en twitter a la pregunta de un fan que ya no emitían Doctor Who porque BBC América había estimado más oportuno explotarlo por su cuenta que venderles los derechos. Quizá esta campaña sea un primer paso para algo más… No olvidemos que el primer capítulo de esta última temporada se desarrolló en Estados Unidos y tuvo bastante promoción allí.

El blog de BBC América se hace eco de todas estas menciones a Doctor Who (por supuesto como si no fuera cosa de ellos) y en los comentarios varios lectores expresan sus temores a que si Doctor Who le empieza a gustar a los americanos acaben haciéndolo ellos y cargándoselo… ¡Y me temo que me sumo a ese miedo! Torchwood Miracle Day empezó muy bien pero me acabó decepcionando en su desarrollo… Quiero pensar que si hubiera seguido siendo un producto puramente BBC Wales eso no les habría pasado.

Monte Carlo junio 14, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Series de televisión.
Tags: , , , ,
add a comment

Los actores Thomas Gibson y Mathew Gray Gubler, de Mentes Criminales, en el 51 Festival de Televisión de Montecarlo (captura de uno de los vídeos oficiales de la web del certatmen)

Las series de televisión son un producto cultural de moda ahora, pero el pequeño principado de Mónaco lleva apostando por ellas desde 1961, cuando Reiniero III instauró el festival de televisión de Monte Carlo “para impulsar una nueva forma de expresión artística al servicio de la paz y el entendimeinto entre los hombres”. La 51 edición se acaba de celebrar, entre el 6 y el 10 de junio de 2011.

No parece haber tenido excesiva repercusión, pero ahora que todo el mundo está pendiente de los Emmys y de los premios de la Television Critics Association, bien vale echarle un vistazo al palmarés de Ninfas de Oro. Al fin y al cabo, si no es en los blogs, ¿dónde nos vamos a hacer eco de un festival del que, a pesar del glamour que otorga la monarquía monegasca, he tenido más conocimiento por los twitters de Mathew Gray Gubler y Thomas Gibson (actores de Mentes Criminales que se pasaron un par de días por allí) que por los medios de comunicación convencionales?

Entre los premiados (ignoraré todo aquello que no sean series de televisión, como noticias o documentales), nada especialmente llamativo: mejor comedia para Modern Family y Mejor drama para Mad Men.

En cuanto a otros galardones, están repartidos entre producciones europeas y estadounidenses. Así, la mejor actriz de comedia es Annette Frier por una serie alemana, Danni Lowinsky, y el mejor actor de comedia es Tracy Morgan por 30 Rock. La mejor actriz de drama es Sidse Babett Knudsen por la danesa Government y el mejor actor de drama es Jon Hamm por Mad Men. La mejor comedia europea es la francesa Fais pas ci Fais pas ça y el mejor drama europeo Wonderful times, de la República Checa.

En otros apartados es destacable que Edgar Ramírez obtuvo el galardón por Mejor actor de miniserie por la producción francesa Carlos, que en España se estrenará en los cines en una versión reducida en formato película.

Por último, hay que señalar que el festival concede también los Premios Internacionales de la Audiencia, que se otorgan en función de la audiencia global de una serie, teniendo en cuenta los cinco continentes. En la categoría de Drama se lo ha llevado CSI (lo ha conseguido varios años), en Comedia Mujeres desesperadas y en telenovelas – soup operas, la estadounidense The Bold and The Beautiful.

Procedimentales

Precisamente, los comentarios al premio a CSI en una web que daba la noticia me llamaron bastante la atención. Un internauta se preguntaba que cómo podía ser CSI la serie más visa del mundo, si no entendía cómo no la habían cancelado todavía. Otro le respondía que no se había cancelado, como Fringe, porque hacían bastante dinero fuera de EEUU, y por eso merecía la pena mantenerlas en antena en su tierra. Varios internautas más abogaban por su cancelación inmediata y ena tercera voz más algo así como que no entendía a los europeos, obsesionados con las series procedimentales de crímenes. Ésta fue la afirmación que más me llamó la atención, primero por mi obsesión personal por las series de crímenes y segundo porque siempre había atribuido esa obsesión a los americanos (al fin y al cabo, son ellos los que nos venden las series, y venden armas sin control y tienen elevadas tasas de homicidios…).

Así pues, emprendí una rápida búsqueda de los programas más vistos el año pasado en EEUU. No ha sido fácil, pero finalmente he encontrado una fotogalería de The Daily Beast con los 20 programas más vistos de 2010 y los cinco menos vistos. No cita fuentes, pero me fiaré porque sirve a mis propósitos.

Efectivamente, no es CSI lo más visto de ficción, sino su melliza de la policía militar que hasta en el nombre se parece: la tambien procedimental NCIS, el quinto programa más visto en 2010 y el primero de ficción. En las siguentes ficciones más vistas está la spin off de la primera (NCIS LA), una comedia (Two and a half men), un drama (Grey’s anatomy) y de nuevo otra procedimental: The mentalist. CSI, por cierto, ocupa el puesto 18 de la lista total, no está tan mal… Ya puedo estar tranquila, no somos más sanguinarios que ellos. Larga vida a las procedimentales…

Fin de temporada mayo 13, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Series de televisión.
Tags: , , ,
add a comment

Hace una hora he acabado de ver la cuarta temporada de Mentes Criminales (ABC / CBS, 2009) y hace unos minutos he terminado la tercera temporada de Fringe (Fox, 2011). Me quedaban por ver el ultimo capitulo de cada una de esas dos temporadas y este viernes ha sido el día elegido…

20110513-195348.jpg

¡Joder! ¡Que mal cuerpo dejan los finales de temporada! Y menos mal que ninguno de los dos ha sido final de serie (Mentes criminales está emitiendo ahora la sexta temporada, con una séptima confirmada, y Fringe ha confirmado también una cuarta para otoño) porque si no hasta me podría haber entrado una depre. Es curioso que por terminar con una simple ficción se pueda desarrollar sensación de pérdida. Y también es muy curioso que en el fondo esa sensación nos guste, y nos sometamos a ella una y otra vez leyendo más libros o viendo más series.

También me llama la atención cómo en las series de televisión puedes llegar a “encariñarte” con los personajes. En una película un personaje te puede caer bien o mal, te puedes sentir identificado o no, pero no te encariñas con él. En un libro en cambio sí puedes llegar a hacerlo. Podría ser porque lo imaginas a tu antojo, pero en realidad creo que es porque pasas muchas horas con él y lo ves evolucionar, crecer a lo largo de las páginas. Lo mismo ocurre con las series de televisión.

Una sola temporada de una serie puede durar, como en el caso de la que acabo de terminar de Criminal Minds, más de 17 horas. Multiplicado por varias temporadas significa que puedes conocer a esos personajes como si te hubieras ido de campamento con ellos, y todos sabemos que los niños hacen auténticos “amigos del alma” en los campamentos, aunque los olviden pocas semanas después.

Es muy interesante analizar cómo los guionistas aprovechan todo ese tiempo para contarte varias tramas a distintas velocidades, algo que no tiene mucho sentido en una película. En una serie generalmente tenemos la trama corta que dura un capitulo, la trama larga que se acaba en la temporada y la trama humana, el desarrollo de las relaciones entre los personajes y el crecimiento personal de cada uno de éstos, que suele durar la serie completa.

Es como un libro, pero más vívido porque no te transmite sensaciones sólo con palabras, sino también con música, sonidos, puntos de vista, imágenes. Si no fuera porque el arte está asociado a artistas individuales (escritores, pintores, escultores, la idea genial de un arquitecto aunque luego la lleve a la practica un equipo) estoy segura de que las series de televisón serían consideradas la máxima expresión narrativa de nuestro tiempo. Pero las series sólo se pueden hacer en equipo, equipos que además necesitan mucho dinero para funcionar, o sea que imagino que es mucho más útil y cómodo para todos, seguir considerándolas simplemente un producto comercial.

Cambiando de tema: me muero de ganas por contar mis impresiones sobre los impactantes finales de ambas (sobre todo Fringe, para que nos vamos a engañar), pero no lo haré para no ser acusada de esparcir spoilers por la bloggosfera, aunque uno de los episodios sea de hace dos años y el otro de hace una semana. Me solidarizo así con mi adorado Steven Moffat, el creador de Doctor Who, que buena polémica ha montado al pedir que ojalá fueran fans de otra cosa los “vándalos” que filtran spoilers. Casi se lo comen en twitter. Cada vez admiro más a los famosos que tienen twitters públicos y los usan de verdad, para contar sus cosas, no como meros escaparates para notas de prensa. La gente (“real people”, como diría Moffat, que es otra de las cosas que le han criticado) es muy maleducada cuando tiene la oportunidad de “hablar” con un famoso. No lo entiendo.