jump to navigation

Ídeología y corazón noviembre 9, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Política.
Tags: , , ,
add a comment


La ideología está tan difuminada que este vídeo del PP bien podría valerle a cualqueir otro partido

El día del debate entre Rajoy y Rubalcaba, Muy interesante difundió en twitter un estudio que sostiene que las personas de derechas y de izquierdas desarrollan distintas zonas del cerebro. Los científicos explicaban que las personas de derechas tienen mayor la parte dedicada al control de las emociones (la amígdala), y las de izquierdas la de la toma de decisiones y la anticipación (la corteza cingulada anterior), según habían comprobado con resonancias magnéticas. Cuando lo leí no pude evitar preguntarme una cosa: al hacer el estudio, ¿cómo sabían quién era de derechas y quién de izquierdas?

Y es que esto de la ideología está cada vez más difuminado, aunque gran parte de la campaña de Rubalcaba se centre en recordar que existe la izquierda y la derecha, y que, sabiendo esto, hay que pelear por lo que se quiere. Defensa sorprendentemente compatible con que otros partidos minoritarios dedique parte de sus esfuerzos a decir que el PSOE es la derecha…

En los vídeos de propaganda electoral que los partidos emiten gratuitamente hay uno en el que aparecen gentes sosteniendo en la calle distintos carteles reivindicativos que dicen cosas como “quiero un empleo estable”, “una educación de calidad para nuestros hijos”, “que gobiernen para todos”, “igualdad real de oportunidades”, “que aseguren mi pensión”, “que tener un hijo no sea un problema laboral”… Los adjetivos “de calidad” y “real”, deberían haberme puesto sobre aviso, pero lo cierto es que estaba distraída y cuando concluyó con el “Súmate al cambio, vota PP” pegué un respingo en el sofá. La derecha ha fagocitado como mensajes prioritarios (los de un spot de 60 segundos) ideas que siempre consideré propias de la socialdemocracia.

No es de extrañar. Son buenas ideas. Pero esto significa que el PSOE no puede quedarse dormido. Si la defensa de la igualdad de oportunidades y de los derechos ciudadanos ya no son su patrimonio ¿qué puede ofrecer? Podemos pensar que la derecha miente, que es sólo de boquilla, pero no creo que eso dure mucho tiempo. La derecha se está dando cuenta (más en otros países que en España, pero todo llegará) que cosas como el respeto por los homosexuales o la igualdad real de hombres y mujeres no cuestan dinero y pueden dar sufragios (ahí está la recientemente elegida líder conservadora escocesa, abiertamente lesbiana) y que la igualdad de oportunidades es buena para la economía, por ejemplo.

Sé que siguen siendo cosas distintas, y no será mi acción u omisión la que facilite que gobierne el PP, pero en estos momentos me lo pide más mi corazón que mi cerebro. Debe decirlo también el cerebro si queremos que alguien más que aquellos que tenemos el corazón o la corteza cingulada anterior superdesarrollados apuesten por el PSOE.

Para conseguirlo hay que mirar hacia delante. Reconozcámoslo: la socialdemocracia ya ha ganado. El PP ha comprado el mensaje. Ahora sus listas están llenas de mujeres, piden igualdad real de oportunidades, ¡hasta van a poner una asignatura de Educación para la Ciudadanía! (aunque cambiarán los temarios). En lugar de celebrarlo estamos despistados diciendo que no, que el PP lo dice de mentirijillas. Jugando a los juegos de palabras: la Educación “para todos” es mía, pero la “de calidad” tuya. Basta. Dime qué significa para los individuos y las sociedades la Educación y cuál debe ser su objetivo y ya pensaremos cómo hacerlo posible. Quiero que me den el cristal con el que mirar el mundo a mi alrededor, no las fotos fijas de sus reflejos en los puntos de los que llevamos hablando un siglo. ¿Cómo resolver desde la socialdemocracia del siglo XIX los problemas del siglo XXI? ¿Cómo se compatibilizan la justicia social y la dignidad humana con la economía de multinacionales y mercados globales? Ahí hay mucho que pensar…

Mi tesis es esta, ahora que es obvio que el PSOE va a tener 4, 8 o 12 años para pensar sobre sí mismo: dejemos de lamernos las heridas y de pensar en las palabras que usamos y volvamos a dar sentido simplemente a la palabra progresista. Tenemos que buscar los objetivos de nuestra sociedad primero y las maneras para llevarlos a cabo después. Si encontramos la receta adecuada ya nos copiarán dentro de 20 años y habremos vuelto a ganar, gobierne quien gobierne.

Lo que no podemos volver a permitir es que seamos nosotros los que compremos su mensaje sin darnos cuenta, como ha pasado con la gestión de la salida de la crisis. ¿Desde cuándo es de izquierdas plegarse al mandato de los banqueros e inversores?

PD. Prometo volver pronto a hablar de series de televisión y otras frivolidades, pero es que la campaña electoral me tiene un poco distraída…