jump to navigation

Tres más de Sherlock mayo 16, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Series de televisión.
Tags: , , ,
add a comment

Esto no es una de las “profundas” reflexiones que acostumbro a hacer en este blog, pero es que he visto la nota de prensa de la BBC y me ha hecho ilusión, así que tenía que compartirlo: esta semana empieza el rodaje de tres nuevos capítulos de 90 minutos de Sherlock.

Si el año pasado pudimos disfrutar de A Study In Pink, The Blind Banker y The Great Game, el próximo otoño tendremos A Scandal In Belgravia, The Hounds Of Baskerville y The Reichenbach Fall.

Aquí la nota de la BBC:
http://www.bbc.co.uk/pressoffice/pressreleases/stories/2011/05_may/16/sherlock.shtml

En fin, a ver si a su primera temporada le cae este año alguno de los BAFTA para los que esta nominada. Será un resultado de votación interesante a tener en cuenta este 22 de mayo, porque como esperemos tener emoción con los recuentos electorales de nuestras municipales y autonómicas este domingo vamos listos.

Ya he escuchado esa canción abril 15, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Series de televisión.
Tags: , , ,
1 comment so far

No conozco a nadie que, al oír los primeros compases de una canción, ponga cara de contrariado y diga: “jo, ya la he escuchado, pon otra”. Y sin embargo, ¿no es un comentario normal con una película o un capítulo de una serie? ¿Y por qué lo es? Simple convencionalimo social, yo creo. Algo contra lo que hay que luchar.

Si te fijas, los niños son grandes consumidores de películas repetidas. No sé cuántas veces pude ver de niña Watership down (por cierto, así he salido, qué película más truculenta por mucho que la protagonizaran conejitos de dibujos animados). ¿Cuántas veces vi Rebelión en la granja? (desde luego si mis padres querían formar a una niña que odiara el autoritarismo lo hicieron a conciencia). ¿Cuántas veces vi El vuelo de los dragones? (ésta no sé cómo encaja en la formación de mi personalidad, si te digo la verdad, aunque un poco fantasiosa siempre he sido). Pero no fui sólo yo. Veo a los hijos de mis amigos tragarse Shrek y Toy Story 3 sin problemas por vigésima vez, experimentando un alegre regocijo cuando son capaces de adelantar, a voz en grito, las frases y chascarrillos con los que alguno de los personajes rompe la dinámica de algún momento particularmente tenso de la trama.

Y en cambio te haces adulto y ese placer se acaba. Puedes ser un freak de La guerra de las galaxias o El señor de los anillos. Puedes ser una adolescente loca por Titanic o Crepúsculo. A ellos se les permite ver sus películas de culto ochenta veces. Pero si eres “normal”, sólo podrás ver las películas por segunda vez cuando las hayas medio olvidado, por mucho que te gusten.

Pues me niego. Hoy, en el Ave Valencia Madrid he decidido que un capitulo de 90 minutos tenia la duración perfecta para amenizarme el viaje y he visto por enésima vez el primer episodio de Sherlock que citaba en mi primer post. ¡Qué bueno es! Cómo disfruto todo: los diálogos, la estética, los personajes, la musiquita que suena mientras vemos la noria del milenio perfilando el Londres del siglo XXI…

20110421-134602.jpg

No conozco los diálogos literalmente (alguno sí), aunque prácticamente sé de qué van a hablar en cada escena… Y aunque obviamente ya sé quién es el asesino, eso no quita para que disfrute incluso más. Como esos niños que se mueren de risa justo después de gritar “¡Hasta el infinito y más allá!” al mismo tiempo que Buzz Lightyear.

Reivindico que, al igual que las canciones (¿quién no tiene una canción que puede escuchar doce veces seguidas?, ¿quien no tiene un disco que de un modo u otro escucha todas las semanas?), las películas, los capítulos memorables de tus series favoritas, se pueden ver una y otra vez sin perder vigencia, sin perder interés.

Siempre podría defender, de manera snob, que como el melómano que escucha un matiz inapreciable en la ejecución de la orquesta cuando ha oído la pieza tantas veces que ya no es la melodía lo que busca, el cinéfilo también puede fijarse en el sexto visionado en cómo la sensación de soledad de la primera escena se refuerza alejando lentamente la cámara desde el primer plano al plano general de la habitación vacía del doctor Watson. Pero no es esa mi justificación. No hace falta saber narrativa audiovisual. No busquemos excusas. Si al escuchar “the name is Sherlock Holmes and the address is two two one B Baker Street” rematado con un guiño de Benedict Cumberbatch se te pone la carne de gallina como a mí, entonces estás de suerte. Aún hay un corazón de niño latiendo en tu interior. Aférrate a él porque como decía Antoine Saint-Exupery en El Principito, sólo los niños se preocupan por las cosas verdaderamente importantes, como cuál es tu color favorito.

Post data: (SPOILER: no sigas leyendo si no quieres que te estropee por completo el primer capítulo) he cogido un taxi para volver de la estación y me he acabado peleando con el taxista. Pienso que no puede ser que me pregunte que por dónde cae la Plaza del dos de mayo a no ser que me esté tanteando para ver si me puede estafar, pero por otro lado… Quizá he saltado demasiado pronto porque después de ver Sherlock estaba un poco mal dispuesta contra el gremio… 😉

Mi primer post abril 4, 2011

Posted by mispequenasobsesiones in Series de televisión.
Tags: , , ,
1 comment so far

Cuando su psiquiatra anima al Watson del siglo XXI creado por la BBC a escribir un blog para superar sus traumas de veterano de Afganistán, éste se sienta delante del ordenador, angustiado y aburrido, sin nada que contar.

Llevo semanas pensando en escribir esta bitácora, pero ahora que la he abierto siento la misma angustia que magistralmente refleja Martin Freeman al responder lacónico a la terapeuta que le anima a contar sus viviencias: “Nothing happens to me”.

Esa afirmación no se sostiene durante mucho tiempo, obviamente. Como puede verse en el blog del doctor Watson, su vida acaba siendo bastante movidita, de la mano de su extraño compañero de piso: http://www.johnwatsonblog.co.uk/ (está un poco desactualizado, supongo que habrá que esperar a la siguiente temporada para que la BBC vuelva a poner en marcha esta experiencia de realidad paralela en Internet, acorde al mundo que vemos en la pequeña pantalla).

A mí ningún Sherlock/Bennedict Cumberbatch me ha llevado por los callejones de Londres a investigar y perseguir a los malos (por lo menos más “malos” que el propio Sherlock, personaje extraño lleno de matices claroscuros), pero las aventuras que el Doctor Watson experimenta en los 270 minutos siguientes (a razón de tres capítulos de 90 minutos, aunque ya está aprobada la elaboración de una nueva temporada), me hicieron pasar un gran rato el verano pasado, cuando vi por primera vez esta serie en su país de origen.

Así pues, mi primer post para esta magnífica producción que según he leído ha comprado Antena3 para emitirla en España. Una recomendación: verla en versión original (Sherlock sólo puede hablar un perfecto inglés británico) pero estar preparado para no entender la mitad de lo que dicen, puesto que Cumberbatch habla a una velocidad infernal.

Nota final: No me ha resultado tan difícil, después de todo, escribir mi primer post. No sé de qué tratará el segundo. Como adelanto diré que las últimas series que he acabado de ver son The Wire y Battlestar Galactica (ésta ayer mismo), ambas estupendas, cada una a su modo. Algo tendré que contar sobre ellas… ¿Qué tienen las series buenas, que rara vez superan las cinco temporadas? ¿Y por qué yo nunca veo las series buenas cuando se están emitiendo, sino años después?